LEGISLATURA SOBRE EL MIEDO

Hoy es viernes, hace un semana que me mudé, aún siento ese pequeño nudo en la garganta que sentí al llegar sola con dos hombres que realmente no conocía de nada y además me sobrepasan bastante la edad, apoyado por el continuo revuelo mediático sobre la violencia de género que todos tan bien conocemos. Pues con el paso de los días, las horas y algunas que otras charlas rápidas en los pasillos les he ido cogiendo confianza y no sentir tanto miedo, como los medios nos hacen pensar que debemos tener. Realmente están demostrando ambos compañeros que ninguno son potenciales violadores, ni violentos, de hecho son bastante limpios y todo lo silencioso que se puede ser en tu día a día, también me tratan de un formal bastante cordial y respetuosa. De hecho me he dado cuenta de que me sentía muchos más insegura y desprotegida los últimos días en mi anterior piso que los primero días en el actual.

¿A cuento de qué os preguntaréis? Sencillo, en mi anterior piso estaba siendo constantemente boicoteada, comenzando por que al parecer mi compañera de piso no fue capaz de transmitirme cuanto le molestaba que mantuviera relaciones sociales y el ladrido de mi perro, así que con 18 años decidió decirle a su madre que le dijera a la mía que yo estaba metiendo HOMBRES en casa, Dios que día más horrible. Pero eso sólo fue el comienzo, todo acabo desembocando en una vorágine que la llevaba a coger mis cosas y cambiarlas de sitio o tirarlas al suelo además de aprovechar los momentos en los que no estaba para realizar tareas tan ridículas como cambiar las pilas del mando de sentido. Culminando con una llamada al casero para decir que yo había roto la tele cuando llevaba una semana sin vivir ahí, en fin, obviamente la tele está bien aunque el mando es muy antiguo, y ella ha vuelto a quedar en ridículo por que no es el primer desperfecto que se inventa y del que además me culpa.

Todo esto en conjunto más las continuas manifestaciones que salen en las televisiones pidiendo libertad y seguridad me hacen preguntarme ¿Qué están pidiendo de verdad?¿Libertad? Lo dudo. De hecho confirmo mi respuesta y su estupidez al pedir eso. En la carrera que estoy cursando, arquitectura, nos enseñan lo importante que es realmente vivir en un lugar que te haga sentirte protegido y cómodo, lo cual no implica solamente las estructuras de un edificio, también se suman las relaciones sociales y el tipo de vida que llevamos cada uno.

Poniendo todas estas cartas sobre la mesa quiere lanzar mi reflexión ¿A quién le podemos pedir seguridad si no estamos seguros ni en casa? Suena algo muy obvio pero como muchas cosas en esta vida, a veces lo más obvio es lo menos perceptible. El Estado, tus amigos, tu familia o tus mascotas son animales o están compuesto de ellos exactamente igual que tú, la única forma de conseguir una seguridad absoluta es vivir en un utopía bastante desarrollada y controlada, ya que si de verdad queremos tener seguridad absoluta tenemos que ser unas verdaderas fieras para defendernos solitos o tener a alguien constantemente al lado que sea capaz de protegernos de todo, y como eso no existe y no va a existir, no hay forma ni humana ni animal de estar cien por cien protegidos. Si habláramos en ámbito tecnológico igual mi respuesta sería otra pero eso es otro tema mucho más transcendental actualmente que no pienso tocar.

Mi conclusión en todo esto es que no podemos pedir libertad y seguridad máxima son cosas de por sí incompatibles para un estilo de vida animal en el cual se viven continuas luchas de poder con respecto a todo los aspectos de nuestra vida en mayor o menor medida, y tratar de no tener conflictos o evadir los problemas como inexistente no son soluciones viables ya que a la larga todo tiene consecuencias. Hay que aprender a huir, luchar y llorar cuando haga falta, y si en algún momento caemos no podemos echarle la culpa al resto del mundo o al menos no debemos, se puede hacer tranquilamente ¿De verdad hay algo que reivindicar? En mi opinión se nos debería de enseñar a defendernos y protegernos física y mentalmente para saber lo que no hacer si no quieres correr peligro, quiero decir, poner en riesgo nuestra vida. Hay que aprender a protegerse a uno mismo a veces es mejor otras veces es menos duro pero siempre se aprende algo aunque sea como morir del asco.

No hay ninguna ley que nos pueda salvar de la violencia, sólo nos tenemos a nosotros mismo y a nuestra capacidad para razonar nuestros límites y restricciones ¿A quién le pedimos libertad si no somos libres ni en casa?

La libertad y la seguridad son cosas que se deben de conseguir con independencia de un Estado o persona realmente ajeno a nuestras vida, sólo nosotros mismo sabemos como mantenernos seguros y que compone nuestra libertad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s