CONFUSIÓN

Pensar diariamente es algo totalmente natural y a veces sin darnos cuenta hace más daño del que creemos, a veces incluso nos confunde a la hora de pensar, al conectar ideas adjuntando recuerdos, rememorando la felicidad y la tristeza de día pasados.

Esta semana me ha vuelto a pasar, la confusión en mi cabeza ha sido digna de sentir tristeza, algo que por lo general no suelo sentir. Esta semana he recordado la frustración que conlleva amar a alguien o tan sólo pensar en querer amarlo, no sé si me pasa sólo a mi o es natural en todos, pero a mi no me gusta complicarme, odio tener que pensar en si me quiere o me odia, me pone triste recordar aquellos días en los que estaba confusa por ello y ahora me pone nerviosa pensar en repetir aquel tedio interminable, con miles de mensajes que en el fondo me hacían sentir angustia, en lugar de transmitirme paz.

Sin embargo cuando me siento así trato de levantar la cabeza y mirar hacia el frente, recuerdo la realidad y aunque me cueste admitir que probablemente todo está en mi cabeza y que nada debería de ser tan complicado como para ponerme triste y que si lo es no merece la pena, ya que hace unos años decidí que mi prioridad era acabar mis estudios sin pausa, es decir, no dejar nada que tuviera que ver con esto atrás, cuando noté que esta estúpida sensación volvía a carcomerme por dentro hice lo que hago siempre y de un día a otro me convertí en humo, he de admitir que dolió pero ahora siento que hice lo correcto.

Sin embargo hace un par de semanas esta sensación volvió a invadirme y con ella leves recuerdos de la reacción de mi mente y mi cuerpo ante este asqueroso sentimiento y como me hace sentir triste e inútil por que en lugar de darme cuenta de que no está a mi alcance complico el camino a ver si consigo un final distinto. Ahora como siempre he conseguido dejar de lado este tema consiguiendo así el final de siempre.

Cuando sintáis un mínimo indicio de confusión no penséis con el corazón o al menos oíd un poco a vuestro cerebro, guiarse por los sentimientos no suele ser lo que más aventaje a una persona, lo que nos hace más inteligentes es nuestra capacidad para conseguir exactamente la vida que queremos enfocándolas en ella y esforzándonos lo máximo, nunca olvidéis que cada uno toma su tiempo y su camino, no hay dos caminos iguales ni dos compañeros iguales todo cambia y el cambio está únicamente en nuestra mano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s