CAMBIO, SUPONGO

Esta semana en su totalidad ha sido dura y me ha hecho apreciar mi habilidad de controlar mis sentimientos y hacer que desaparezcan en la playa, también me ha hecho apreciar mi necesidad de soledad, me he dado cuenta que si paso mas de 9 horas junto a alguien me agobio, es algo que soy incapaz de aguantar, no soporto no tener mi espacio y no tener la opción de hacer lo que me plazca.

Empezando por mi necesidad de soledad, es algo que he descubierto muy recientemente pues hacia más de medio año que no pasaba tanto tiempo con alguien, obviamente restando las horas que pasemos dormidos, me ha hecho darme cuenta de que no hacer nada me hace sentirme horrible, perdida, tengo tanta actividad diaria que me mata por dentro no hacer nada, y aquel día me sentía tan inspirada, y no tenía manera de expulsarla, ahora no querrá volver conmigo hasta que no vuelva mi energía positiva en su totalidad.

También he re-descubierto mi habilidad para notar la energía de alguien , en resumen para una larga trama solo puedo decir que he estado más tiempo del que de debía con energías negativas, me han absorbido totalmente la motivación y la ambición. Ahora recuerdo muchísimas cosas. Tras un largo lunes sin poder parar de llorar y sonriendo solo cuando notaba la agradable brisa marina de playa rozando mi piel, oyendo como las olas rompían las unas con las otras y extrañando muchísimo esas cálidas noches de verano en las que la playa estaba totalmente desierta y que teniendo la posibilidad de sentir la agradable brisa marina rozar mi piel en toda mi totalidad mientras me adentro lentamente siento cada impulso del mar llamándome para jugar, jugar a que no hay nada en mi cabeza, a que el resto del mundo ha desaparecido y que solo quedamos el y yo, solos con la agradable brisa marina midiendo cada impulso con el que el me adentraba más en su totalidad, perdidos, sin nada que pudiera hacernos sentir mal. Desgraciadamente llegó la hora de volver a la realidad donde me costaba contener las lágrimas, las cuales emanaban de mis ojos sin motivo, era esa funesta sensación de malestar mental, de pensar que absolutamente todo lo que ves está mal. Conseguí una de esas placenteras y tranquilas conversaciones con mi madre, a la cual se le ve la sabiduría de los años en la mirada, y me ayudó a tranquilizarme a querer estudiar un poco, y a acostarme.

En definitiva la peor semana de esta época de lucidez mental, vuelve se te hecha mucho de menos por aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s